domingo, 21 de febrero de 2010

La mascara


Estamos en fechas de carnavales.
¿que mejor carnaval que la vida misma?
Uno se disfraza habitualmente de lo que no es por el que diran.
Pasamos la vida siendo el mejor amigo, el mejor jefe, el mejor operario, el mejor padre, el mejor hijo....
el mejor en todo, fingiendo y diciendo lo contrario de lo que se piensa.
Muchas veces sería necesario quitarnos las mascaras que llevamos puestas y ser nosotros mismos.
Este mundo iba a cambiar, seguro.
La vida nos rodea de tanta maravilla y es tan corta que cualquier instante en que seamos autenticos con nosotros mismos es un paso hacia la felicidad.
Vivamos el presente, se llama así por ser un regalo.
Esa botella de vino reservada para un momento especial....
¿y si no llega nunca ese momento?
Abrela y bebela con quien te apetezca.
Llama a los que quieres y diselo.
Quitate la mascara de la sonrisa y cual actor de teatro muestra tambien la tristeza, el desamor, el enfado.
Di lo que no te gusta.
Dilo y veras como te sientes.
Pasea por el mar si quieres y por la montaña cada vez que puedas.
Respirate y respira a los demas pero por favor hazlo sin la mascara del tiempo, sin la mascara del mejor...
Y seras feliz...

2 comentarios:

Roza Garro dijo...

La vida parece ser un entrenamiento continuo para pasar por encima de otros. Claro esta que es convenientemente disfrazada por nuestros instructores como el "sobresalir" o el animo de "ser el mejor”,

Seré lo que quiero ser, como yo lo quiera, libre y sin tener que sentirme mejor y peor que otros, seré yo mismas porque necesito serlo, escaparme de la rutina de ser la mejor , d y de la mascara de persona perfecta.

Maria Coca dijo...

Totalmente de acuerdo contigo!!!!!

Fuera máscaras siempre.

Un beso.